Entrar
Buscar
Buendía y Laredo - Home
Encuestas públicas Encuestas en línea
Volver a la lista
  ENCUESTAS PúBLICAS
09-MAR-2015 | SEGMENTACIÓN DEL ELECTORADO

Análisis Buendía & Laredo


Los tipos de votantes de cara a la elección

Javier Márquez/Buendía & Laredo

La participación electoral será un elemento clave en la elección de Diputados Federales que se celebrará en junio de este año según un análisis de Buendía & Laredo para El Universal. 

El PRI y el PAN deberán consolidar el apoyo de ciudadanos que actualmente votan por ellos, pero que al final podrían cambiar de opinión o no asistir a las urnas. Los votantes del PRD son más homogéneos ahora que hace apenas un año; pareciera que Morena ha capitalizado el segmento independiente afín a López Obrador que antes prefería al PRD. Durante la campaña, Morena y otros partidos emergentes podrían engrosar sus filas con electores críticos, altamente participativos, y que todavía no deciden su voto.

El ejercicio consiste en un análisis de conglomerados, cuyo propósito es agrupar en segmentos a los entrevistados con actitudes políticas similares. El análisis arroja que existen once grupos de electores, mismos fueron etiquetados con base en las principales características que los distinguen.

Segmentos panistas (16%)

El primer segmento panista fue denominado "panistas duros" (8% del electorado). La totalidad de este grupo manifiesta su intención de voto por el PAN y se autodenomina "panista" (87%). 53% tiene una opinión positiva del PAN, lo cual puede considerarse relativamente bajo si consideramos que constituye la principal base de apoyo de dicho partido. 77% menciona que es muy probable que vaya a votar en junio de este año, siendo el segundo segmento más alto en esta categoría. Como es de esperarse, son críticos del gobierno de Enrique Peña (59% reprueba su gestión).

Existe otro segmento denominado "panistas independientes" que representa 7% del electorado su preferencia electoral se inclina hacia el PAN (99%). Sin embargo, se distingue de los "panistas duros" porque la mayoría de sus miembros se define como independiente (81%). Además son un poco menos proclives a votar que los panistas duros (59%). Tienden a rechazar a los demás partidos; aunque 26% asegura que podría llegar a votar por el PRI. En general, evalán negativamente el trabajo del Presidente; no obstante, son optimistas en lo que se refiere a la situación económica de su familia (45%). Se trata de un segmento volátil: 6 de cada 10 dice que "a veces vota por un partido y a veces por otro". Así pues, puede ser un segmento que cambie su voto en el transcurso de la campaña.

Segmentos priístas (21%)

Los "priístas orgullosos" (9% del electorado) votan por el PRI (90%), se consideran priístas (80%), tienen buena opinión del PRI (85%), son leales a su partido (83% vota siempre o casi siempre por él) y aprueba la labor del Presidente (87%). Para ellos, la situación económica del país y de su familia han mejorado en el último año (84 y 83%) y la violencia asociada al narcotráfico ha disminuido (60%).

Por su parte, los "priístas críticos" (12% del electorado) son parecidos a los "priístas orgullosos" en sus preferencias partidistas: votan por el PRI (89%), se consideran priístas (72%) y tienden a rechazar a los demás partidos (excepto al Partido Verde). Su principal diferencia con los priístas orgullosos radica en la percepción de la situación del país. Por ejemplo, 51% de los priístas críticos creen que "la economía del país ha empeorado" en el último año, mientras que entre los priístas orgullosos esta cifra es de apenas 1%. Es difícil establecer si algunos miembros de este segmento permanecerán leales al PRI el día de la elección.

Segmentos de izquierda (12%)

El análisis identificó dos segmentos de izquierda. Por una parte, los "perredistas" que constituyen 7% del electorado. Aunque 98% manifiesta su intención de votar por el PRD y 59% se considera perredista, 30% se define como independiente.  Es importante destacar que tienen buena opinión de AMLO (59%), por lo que podrían llegar a sentirse atraídos por MORENA. Son críticos del gobierno de EPN y consideran que tanto el PRD como MORENA son igual de opositores al gobierno del Presidente. Aunque una parte del segmento podría votar por MORENA (15%), un porcentaje similar dice lo mismo del PRI (16%).

Los "morenistas", que representan 5% del electorado, se caracterizan por votar por MORENA (95%) y se dividen entre independientes y quienes sienten afinidad por un partido distinto a los tres más grandes. Mientras que 7 de cada 10 tiene buena opinión de AMLO, sólo 18% opina positivamente del PRD lo cual podría interpretarse que para los "morenistas" el PRD ya no es una alternativa. Es el segmento más opositor al gobierno de EPN (62%) y 84% reprueba su trabajo como Presidente. 72% percibe a MORENA como opositor al gobierno, mientras que sólo 42% opina lo mismo del PRD. Además, con 60%, los "morenistas" son el segmento que más participa y da su opinión en discusiones de política.

Segmentos sin intención de voto (37%)

Como su nombre lo indica, el segmento de "independientes desilusionados" (14% del electorado) se compone principalmente por ciudadanos que no se identifican con ningún partido. A pesar de que no manifiestan intención de voto (96%), 72% dice que siempre acude a votar y 68% cree que es muy probable que vayan a votar en junio próximo. Son volátiles, pues 60% dice que a veces vota por un partido y a veces por otro. Califican negativamente la situación económica y de violencia del país y perciben un deterioro en su economía familiar. En cuanto al Presidente, 67% reprueba su trabajo y 61% tiene una mala opinión de él. En general, tienen opiniones negativas o neutrales de los partidos. Así, los "independientes desilusionados" están descontentos con la situación actual y no ven una alternativa clara en los partidos mayoritarios. Es posible que al final estos electores se abstengan de votar, anulen su voto, o voten por cuartas fuerzas. De hecho, son similares en varios aspectos al segmento que manifiesta su intención de voto por partidos minoritarios, al cual denominamos "emergentes" (8% del electorado).

El segmento de los "indecisos" (10%) se compone principalmente por independientes (79%) y personas que no manifiestan intención de voto (98%). Tienden a votar menos que los "desilusionados": 42% dice que es muy probable que vaya a votar y apenas un tercio afirma que siempre vota (36%). Este segmento incluye a jóvenes que votarían por primera vez en junio próximo. Los "indecisos" tienden a elegir opciones intermedias para calificar a los partidos, el trabajo del Presidente y la situación del país. Así, se trata de un segmento con una menor propensión a votar y con opiniones poco formadas. Puede ser influenciable durante la campaña, pero tendría que activarse para ir a votar.

Finalmente, el segmento de los "alienados" (14% del electorado) no tiene intención de voto e incorpora al mayor número de ciudadanos independientes. También es muy crítico del gobierno, pero la principal diferencia con los dos segmentos anteriores es su rechazo categórico a los partidos y su poca propensión a votar.

Composición de la preferencia electoral

De acuerdo con los resultados de la última encuesta El Universal/Buendía&Laredo, la preferencia efectiva (es decir, al eliminar la no-respuesta) para la elección de la Cámara de Diputados se distribuye de la siguiente manera: PAN 26%; PRI 30%; PRD 13%; PVEM 11%, Morena 9% y el resto de los partidos 10%.

El análisis de segmentación revela que 13 y 12 puntos de la preferencia efectiva del PAN provienen de los panistas duros e independientes, respectivamente. Por otro lado, 12 y 16 puntos de la preferencia por el PRI provienen de los priístas orgullosos y críticos, respectivamente. Así pues, los dos partidos punteros en la contienda electoral deberán consolidar sus bases de apoyo. En tanto, los demás partidos estarán en busca de los segmentos más participativos y descontentos con la situación actual.


Petrarca 223-605 Col. Chapultepec Morales cp 11570 México DF - Tel. +52(55)5250 5908