Entrar
Buscar
Buendía y Laredo - Home
Encuestas públicas Encuestas en línea
Volver a la lista
  ENCUESTAS PúBLICAS
13-OCT-2014 | IMPACTO ELECTORAL DE MORENA

Análisis Buendía & Laredo


El impacto electoral de MORENA

En los últimos meses se ha vuelto común escuchar que MORENA pondrá en aprietos al PRD y fragmentará el voto de la izquierda en las elecciones de Diputados Federales de 2015. Sin embargo, poco se ha hablado sobre el impacto que MORENA podría tener en la correlación de fuerzas en el Congreso.

Debido a que las elecciones de Diputados Federales se llevan a cabo en distritos de mayoría relativa, la fragmentación de la izquierda podría reducir sensiblemente su presencia en la Cámara de Diputados. Esta situación se conoce como spoiler effect. Por ejemplo, supongamos un distrito donde 60% de los votantes son de izquierda y 40% son de derecha, de modo que el partido de izquierda obtendría el triunfo en una elección. Pero si la izquierda se fragmentara en dos bloques del mismo tamaño (30%), el partido de la derecha ganaría el distrito. Si una situación similar ocurriera en las demás regiones del país, la izquierda correría el peligro de perder varios distritos; sólo mantendría aquellos donde su nivel de apoyo es suficientemente grande como para que, incluso estando dividida, pudiera derrotar a la derecha.

¿La entrada de MORENA a la arena electoral ocasionará un efecto de spoiler? ¿De qué magnitud podría ser este efecto? ¿Qué partido(s) resultaría(n) beneficiado(s) de él? La clave para responder a estas preguntas es conocer la fuerza electoral de MORENA en cada uno de los distritos electorales del país. Desafortunadamente, no contamos con datos electorales históricos de ese partido, y las encuestas públicas de intención de voto rara vez pueden ofrecernos cifras a ese nivel de desagregación.

Una alternativa es desagregar el voto histórico del PRD en dos componentes: 1) un “voto normal” relativamente estable en el largo plazo, y 2) un componente de corto plazo específico de cada elección. Bajo este enfoque, los efectos de corto plazo son responsables de que la votación de un partido –en este caso, el PRD– sea mayor o menor a la de su voto normal en una elección dada. Entre los efectos de corto plazo se encuentran swings nacionales, efectos de arrastre de los candidatos presidenciales, efectos de incumbency, etc.

El Panel izquierdo de la gráfica de abajo muestra los resultados de un modelo estadístico para estimar el voto promedio ajustado del PRD, el cual puede interpretarse como su voto normal: un voto de largo plazo, neto de fluctuaciones específicas de cada elección. El Panel del lado derecho, muestra uno de los componentes de corto plazo: el efecto de arrastre de la candidatura presidencial de AMLO en las elecciones de Diputados de 2006 y 2012.


El efecto de arrastre de AMLO ofrece un escenario razonable de votación de MORENA a nivel regional. Dicho escenario puede servir para extraer algunas conclusiones sobre el efecto de la fragmentación del voto de la izquierda en la conformación de la Cámara de Diputados.

Comencemos planteando un escenario hipotético en torno a la elección de Diputados Federales de 2012. Ese año, los partidos de izquierda (PRD, PT y Movimiento Ciudadano) formaron la coalición “Movimiento Progresista” en los 300 distritos electorales del país. La coalición recibió 27% de los votos y ganó 71 distritos de mayoría relativa (es decir, curules uninominales).

Supongamos que antes de la elección surge MORENA* (MORENA-asterico), cuyo mercado electoral es el mismo que el de la coalición Movimiento Progresista. La base electoral del nuevo partido se compone de ciudadanos que tienen una fuerte simpatía hacia AMLO. Dichos ciudadanos habían considerado votar por los candidatos a Diputados de la coalición, pero deciden cambiar su voto cuando se enteran que AMLO hace campaña a favor de los candidatos de MORENA*. Por su parte, los votantes tradicionales de la izquierda permanecen leales a la coalición, a la cual denominaremos PRD* (PRD-asterisco) para diferenciarla de la coalición original Movimiento Progresista. La clave reside en calcular el porcentaje de ciudadanos en cada distrito que permanece leal a la coalición. Este porcentaje puede obtenerse con las estimaciones de la gráfica anterior.

Asumamos que la irrupción de MORENA* sólo modifica la intención de voto de los ciudadanos en el bloque de izquierda, de modo que la base electoral de los demás partidos permanece igual. Utilizando los datos de la gráfica de arriba, bajo este escenario, el PRD* y MORENA* recibirían poco más del 17% y 9% de los votos, respectivamente.

¿Qué impacto tendrá la fragmentación de la izquierda en el número de distritos que gana cada partido político? La tabla de abajo muestra los resultados del ejercicio y los contrasta con el número de curules uninominales que cada partido o coalición ganó en la realidad.

La tabla indica la existencia de un efecto de spoiler. Como se puede apreciar, MORENA* no recibe los votos suficientes para ganar algún distrito electoral. Sin embargo, provoca que la izquierda reduzca sus victorias distritales de 71 a sólo 40. Es decir, la mera irrupción de MORENA* disminuyó en más de 40% las curules uninominales de la izquierda.

PARTIDO

OBSERVADO

HIPOTETICO

PAN

52

55

PRI + Compromiso por México

174

202

Mov. Progresista

71

 -

PRD*

 -

40

MORENA*

 -

0

PVEM

3

3

PANAL

0

0

Quizás lo más interesante es que en este escenario el PRI sería el principal beneficiado al pasar de 174 a 202 curules de mayoría: 28 de los 31 distritos que pierde la izquierda van a parar al PRI, y sólo 3 al PAN.

¿Por qué el PRI es el principal beneficiario de las pérdidas de la izquierda? La respuesta se encuentra en los patrones de competencia a nivel distrital. El mapa de abajo, elaborado por Diego Valle, muestra una clasificación de los 300 distritos electorales de acuerdo al porcentaje de votos que obtuvieron los principales partidos políticos en la elección de 2012. Resalta el hecho de que sólo existen dos clusters con competencia bipartidista, y en ambos se encuentra el PRI: PRI-PAN y PRI-PRD. No existe un cluster PAN-PRD. Dado que el principal contendiente del PRD en la elección del 2012 fue el PRI, resulta natural que éste último sea el principal beneficiado de la fragmentación de la izquierda.


Nótese además que el cluster PRI-PRD se concentra en el sur del país. Para contrastar los resultados, el mapa de abajo muestra la probabilidad de que un distrito que fue ganado por la coalición Movimiento Progresista pase a manos de otro partido debido a la fragmentación de la izquierda. Los colores del mapa representan el número de ocasiones en que el ganador observado es distinto al ganador bajo el escenario hipotético, dividido entre el número total de valores simulados. El color verde indica que el ganador del distrito es el mismo; el color rojo indica una alta probabilidad de que el distrito cambie de ganador.


En concordancia con los patrones de competencia, los distritos con mayor probabilidad de cambiar de ganador se encuentran en el sur del país. Los distritos con mayor probabilidad de cambiar de ganador son precisamente aquellos en los que la coalición obtuvo la victoria por un margen estrecho. Los distritos de Tabasco son una excepción: aunque ahí la coalición Movimiento Progresista ganó por un margen amplio, su probabilidad de cambiar de ganador es alta debido a la magnitud del efecto de arrastre de AMLO en ese estado.

En realidad, los patrones de competencia de la elección de 2012 constituyen una regularidad empírica en la historia electoral de nuestro país. Así pues, es probable que en la próxima elección ocurra el mismo patrón, y la fragmentación de la izquierda traslade algunas de sus potenciales victorias distritales al PRI.

Es importante resaltar que a pesar de que en nuestro escenario hipotético el PRI hubiera ganado más curules uninominales, su porcentaje total de curules en la Cámara de Diputados hubiera permanecido exactamente igual debido a la aplicación de la cláusula de sobrerrepresentación en el reparto de las curules plurinominales.

  *Para mayor información sobre el model estadísitco véase el siguiente link

Petrarca 223-605 Col. Chapultepec Morales cp 11570 México DF - Tel. +52(55)5250 5908