Entrar
Buscar
Buendía y Laredo - Home
Encuestas públicas Encuestas en línea
Volver a la lista
  ENCUESTAS PúBLICAS
20-MAY-2013 | APROBACIÓN PRESIDENCIAL

Encuesta Buendía & Laredo/El Universal, Mayo 2013


La Evaluación de Peña Nieto: avances y retos

Han pasado poco más de cinco meses desde que Enrique Peña Nieto asumió el cargo de Presidente de la República; 170 días durante los cuales los ciudadanos han formado o modificado una opinión sobre el mandatario mexicano. ¿Cómo evalúan los ciudadanos al Presidente? ¿Qué sucesos han influido en la formación de las percepciones sobre su desempeño? ¿Cómo se han transformado las opiniones sobre este personaje? Los resultados derivados de la encuesta realizada por El Universal/Buendía&Laredo del 9 al 14 de mayo permiten contar con un panorama más claro sobre las opiniones de los individuos acerca del desempeño del Presidente Enrique Peña Nieto. La primera pregunta que se les hizo a los encuestados fue sobre si aprueban o reprueban al Presidente Peña Nieto. Poco más de la mitad de los encuestados (55%) manifestó su aprobación a la figura presidencial aunque con distintos niveles de intensidad: 15% de aprobación dura, 31% de aprobación blanda y 9% que tiende a aprobar. En contraste, 33% expresó que reprueba mucho o algo al Presidente, 4 puntos arriba de la medición realizada en Febrero de 2013. Aunque, sin duda, es importante conocer la aprobación general del Presidente, no se deben soslayar los éxitos y fracasos que la opinión pública le atribuye. Por ejemplo, al preguntar de forma espontánea sobre lo mejor y lo peor que ha realizado hasta ahora el Presidente Enrique Peña Nieto, encontramos que 48% de la muestra respondió algo positivo, mientras que 44% mencionó un hecho negativo. Entre los éxitos con más menciones se encuentra la reforma educativa (5%), la Cruzada contra el Hambre (4%) y el combate a la delincuencia. Por otro lado, los eventos negativos de los que se hace responsable al Presidente Peña Nieto son el aumento de precios de los energéticos, la reforma educativa (4%) y el aumento de la inflación (4%). En estos datos resalta el hecho de que la reforma educativa se encuentra tanto en el grupo de menciones positivas, como en el grupo de menciones negativas; este hecho evidencia posturas opositoras al respecto que pueden estar determinadas por los conflictos con los maestros generados a raíz de la reforma educativa. Además, resulta pertinente destacar la fuerza decreciente del tema sobre la detención de Elba Esther Gordillo y un efecto diluido de este hecho en el tema de aprobación. Otra tendencia importante que se puede identificar es la acumulación de información por parte de los ciudadanos, que los ha llevado a adoptar posturas más claras en cuanto al reconocimiento y crítica del jefe de Estado; esto se puede apreciar en la disminución de la no respuesta tanto en la pregunta sobre lo mejor que ha realizado el Presidente, como en la que sondea sobre sus peores obras: de 61% en Noviembre de 2012, a 57% en Febrero 2013 y, finalmente, a 52% en este mes. Al sondear sobre los atributos que permiten describir al mandatario de la República, es posible identificar dos efectos en cuanto a su imagen: mejorías en la dimensión personal de Enrique Peña Nieto, aunque, por otro lado, un desgaste en la dimensión de eficiencia. Por ejemplo, existe un crecimiento de 7 puntos respecto a la medición de Noviembre de 2012 en el porcentaje de personas que consideran que se le puede describir como una buena persona; también se observa una caída de 6 y 5 puntos en el número de encuestados que lo describirían como “Falso” o “Mentiroso” respectivamente. En contraste, es posible identificar una disminución en la proporción de personas que consideran que “tiene carácter”, “es cercano a la gente” y “es capaz de resolver los problemas del país” (4, 5 y 6 puntos respectivamente). Estos datos son consistentes con las respuestas que se dieron a la pregunta sobre la opinión del Presidente Peña Nieto, en donde se observa 47% de personas con una opinión muy buena o buena sobre este personaje y a 31% de los individuos manifestándose en el espectro contrario. Esta cifra es muy similar a las registradas desde el inicio del mandato de Enrique Peña Nieto, con solamente un aumento en febrero a 52% de opiniones positivas, que sugiere la ausencia de la llamada “luna de miel presidencial” en la que se goza de altos niveles de aprobación y satisfacción por parte de los electores en los primeros meses de su gobierno. Lo anterior es consistente con los resultados que se obtuvieron en otras preguntas de evaluación de la figura del Presidente. Por ejemplo, es posible identificar posturas encontradas y una tendencia estable en las respuestas sobre la comparación de Enrique Peña Nieto con Felipe Calderón, en donde 34% considera que el actual mandatario es mejor que el anterior (1% más que en febrero), en contraste con 25% que se inclina por el lado opuesto y que creció 3 puntos respecto a febrero. Las expectativas sobre el desempeño futuro de esta figura cuentan con un patrón similar: 42% indica que Peña Nieto ha hecho lo que esperaba, este mismo número considera que ha hecho menos y 13% cree que ha hecho más de lo que esperaba. Se pueden apreciar diferencias en estas cifras una vez que se analiza por identificación partidista: los panistas se encuentran divididos entre las categorías “Lo que esperaba” y “Menos de lo que esperaba”, en contraste con los priístas que consideran, en su mayoría, que se ha hecho por lo menos lo que se esperaba. Los perredistas y los independientes comparten la postura que dice que se ha hecho menos de lo que se esperaba (72% y 55% respectivamente). A pesar de algunas tendencias negativas sobre el desempeño del actual mandatario, es importante resaltar la opinión positiva que se tiene sobre el rumbo del país: desde noviembre de 2012 el porcentaje de personas que consideraban que el país iba por buen o muy buen camino sobrepasó al porcentaje que opinaba que el rumbo era negativo. Aunque este efecto está catalizado por las expectativas de alternancia y cambio gubernamental, es interesante encontrar que la tendencia se ha mantenido. Además, los ánimos de la opinión pública se manifiestan optimistas sobre el futuro del país (53% se expresa algo o muy optimista en este tema).

En los meses transcurridos no se puede hablar de un aumento significativo en las opiniones positivas que se tienen sobre el Presidente y, en cambio, nos estamos topando con un proceso de adquisición de información que permite críticas y evaluaciones más concisas sobre éste. El optimismo y los ánimos derivados de la expectativa de cambio son otro elemento fundamental en las percepciones que se tengan sobre Enrique Peña Nieto. La pregunta ahora es ¿qué pesará más?


Descargar Reporte Descriptivo

Descargar Reporte Metodológico
 


Petrarca 223-605 Col. Chapultepec Morales cp 11570 México DF - Tel. +52(55)5250 5908