Entrar
Buscar
Buendía y Laredo - Home
Encuestas públicas Encuestas en línea
Volver a la lista
  ENCUESTAS PúBLICAS
13-AGO-2012 | ENCUESTA POSTELECTORAL

Encuesta Nacional Buendía&Laredo/El Universal, Agosto 2012


El Proceso Electoral en Retrospectiva

En la última encuesta nacional en vivienda, cara a cara, de El Universal / Buendía&Laredo, comenzamos a indagar las opiniones e impresiones del proceso electoral que tienen los ciudadanos. La mitad de la población (53%) califica, en términos generales, bien o muy bien el proceso electoral, 30% lo evalúa mal o muy mal y 16% adopta una postura neutral. Como es de esperar, 82% de los priístas declara que el proceso electoral fue bueno/muy bueno, pero este porcentaje se reduce a 26% entre los perredistas. Por su parte, la mayoría (60%) de los panistas califica positivamente el proceso electoral.

Al evaluar a los distintos actores involucrados en el proceso electoral destaca que el IFE es el mejor evaluado entre diversas instituciones. El 45% señala que su trabajo fue bueno o muy bueno frente a 31% que lo califica negativamente. En segundo lugar, se encuentra la Presidencia de la República, 42% la califica positivamente y 24% menciona que tuvo un comportamiento malo o muy malo. En tercer lugar, se encuentran los gobiernos estatales (38% actuación buena y 24% actuación mala). Finalmente, el TRIFE, que aun no ha concluido su participación en el proceso electoral es evaluado positivamente por 36% y de forma negativa por 29%.

Respecto a la confianza en el Instituto Federal Electoral, presenta estabilidad antes y después de la elección: el porcentaje de personas que confía mucho o algo en el IFE se mantuvo prácticamente igual ya que pasó de 53 a 52%. La identificación partidista y los resultados electorales condicionan la confianza en el IFE. Es decir, respecto a la medición del mes de junio, los priístas confían más en el IFE (62% en junio y 73% en agosto) y los perredistas confían menos (37% en junio y 30% en agosto). Por su parte, los panistas permanecieron estables (58 y 60%) y, los independientes pasaron de 53 a 43%. En síntesis, después de que el IFE concluyó su labor en el proceso electoral, ganó confianza entre priístas y (en menor medida) panistas y perdió confianza entre los perredistas e independientes.

En cuanto a  la limpieza de las elecciones, 6 de cada 10 ciudadanos consideran que fueron limpias o algo limpias (59%), mientras que el resto opinan que fueron poco o nada limpias (39%). Las posturas son encontradas entre los encuestados según su identificación partidista: mientras que la gran mayoría de los priístas asegura que fue una elección limpia (90%), la mayoría de los perredistas observó una elección poco o nada limpia (73%); los panistas en su mayoría declaran que fueron limpias (59%) mientras que los independientes se encuentran divididos (49% limpias y 45% opina lo contrario).
El comportamiento de diversos personajes después del 1 de julio también fue evaluado en la encuesta de El Universal/Buendia y Laredo. La manera en que se ha conducido Peña Nieto ha sido calificada positivamente por la mitad de la población (49%) y sólo un 28% la desaprueba. López Obrador, en cambio, recibe el mayor número de críticas: la mitad de los ciudadanos desaprueba su comportamiento postelectoral. 

La mayor demanda ciudadana al próximo presidente se centra en lo económico. La ciudadanía pide darle prioridad a la creación de empleos. Al preguntar qué tema es el más importante para el desarrollo del país, un contundente 36% menciona al desempleo. EL tema de seguridad se encuentra en un lejano tercer lugar con 12% (ligeramente menor a la educación, que tiene 13% de menciones). Al poner al encuestado en la disyuntiva entre empleos y seguridad, la voz de los ciudadanos es contundente: 55% considera que se le debe dar prioridad a la generación de empleos (5 puntos más que en agosto 2011) mientras que 27% opta por atacar la inseguridad.

Al pasar el periodo electoral se observa una recuperación en la evaluación presidencial. Como mencionamos en el mes de junio, la caída que presentó se debía a la partidización de la aprobación presidencial. Actualmente la labor del presidente Calderón es aprobada por 58%, recuperando 10 puntos de la medición hecha en junio (48%), y así volver al nivel que medimos en febrero (58%). A pesar de esta mejoría en la aprobación presidencial, 61% demanda un cambio de rumbo gubernamental, porcentaje que es prácticamente igual al de mediciones anteriores. 

Descargar reporte de resultados.

Descargar reporte Metodoógico


Petrarca 223-605 Col. Chapultepec Morales cp 11570 México DF - Tel. +52(55)5250 5908